16 dic. 2011

Avería

Por problemas de avería, una vez más, en el ordenador, estaré inactivo un cierto tiempo.
Gracias por vuestra paciencia y comentarios. Trataré de regresar a la red lo antes posible, aunque intuyo que tardaré un poco.
Gracias de nuevo a tod@s. Un fuerte abrazo

11 nov. 2011

Desobediencia D


Decapitados, degollados, defenestrados. Demostraciones divinas dadas durante décadas.
Dioses desvanecidos durante diluvios dinerarios.
Detengamos definitivamente demostraciones dolorosas del dominio de Don Dinero. Dejemos de decirnos deidades, dejemos de degenerarnos. Digamos definitivamente, después de doblar dudas, “desobediencia, desorden, demolición”.
Desfilaremos deformando delgadas dunas donde deberían descansar dioses.
Desterrados del desierto diremos dónde debería decaer dios.
Dejados, desmoronados, deprimidos, decepcionados.
Dios dudaría de dichos despojos.
Difuntos dilemas diluidos dulcemente, derivando, depurando, depravando.
Definitivamente dejados de dios, devastaron dominios dejando detrás daños, dolor y dudas de dogmas decrépitos, desgastados.
Donde dominaba dios, dominaban dudas derivadas del desden del desconocido devenir de dichas deidades.
Desgastados derechos desaparecían delante de duchos decretos de desorden.

10 nov. 2011

Maldito amor


Maldito amor que después de degustarlo me produce un ardor que me postra en la cama donde aun encuentro tus recuerdos y tus olores.
Donde aun es hoy oigo el eco de tu voz y me sangran los oídos.

   Maldito amor este que ha dejado en el camino, esparcidos por el suelo y desangrándose, los trozos de una amistad que creíamos sincera.

   Maldito amor este que nos engaña prometiendo la eternidad.
Prometiendo la entrega.
Prometiendo todo aquello que deseas.

   Maldito amor este que me quita la vida y la ilusión.
Que me vuelve  abrir  los ojos ante la realidad de la existencia.

   Maldito amor este que tanto quiero, que tanto busco cuando no lo tengo.
Que tanto anhelo al estar solo.

Maldito amor, maldito seas.
Maldito amor, que grande eres.

9 nov. 2011

Cosas de la genética


Las notas fluían con su respiración. Los acordes y la melodía brotaban por sus poros, mientras una canción inventada nacía de sus labios.
Palabras incoherentes al oído ajeno pero llenas de un sentir íntimo e inalcanzable a los demás.
Ritmos que ondulaban su cabeza y cerraban sus ojos para poder ver más allá de lo real.
Parte surgía impulsada por su cimbrear en busca de un lugar donde crecer e inspirar para mantener la energía original de lo que está por acabar.
Regenerado en lo nuevo se transformaría con uniones intuidas y no confirmadas.
Tal vez mañana regrese a mis herederos que absortos e inmóviles sientan un pasado en su presente. Algo desconocido que es al tiempo propio y familiar.
Un principio y un fin unidos de forma invisible pero intuible. Algo que con el tiempo pierde su interés y simplemente se deja uno vivir.

La flor reina


Si yo fuese una flor
que viviese 11 años
y 32 abrazos del viento y del sol
Me convertiría en una flor reina.


Hace unos días, mi hija Jimena, de 7 años, me dijo que había escrito una poesía. Quería compartirla con vosotros

8 nov. 2011

Unidos por un obeto


Cuando la soledad nos acecha, a veces nos cobijamos en un objeto, siempre cotidiano, que nos hace permanecer en este lado del mundo, el propio, el interior, el nuestro. Si lo perdemos y dejamos de tenerlo entre nuestras manos, con nosotros, es cuando nos planteamos el mero hecho de ser, buscando el sentido a todo aquello que antes de la pérdida tuvimos. Son todo vagos recuerdos de una vida, la nuestra, que poco nos importa. Ese objeto perdido y tan vulgar como íntimo, no es más que nuestra propia esencia, nuestro pensamiento.

Leberti


Cayó en la certeza de su existencia. Suspendido entre la razón y el deseo permanecía inmóvil esperando que el tiempo decidiese por el. Pero el tiempo, siempre paciente, se mantenía casi ajeno. Su lucha por recuperar su vida no hacía más que hundirle en la sinrazón, confundiéndole y ahogándole sin nadie que interviniese.
Solo el y su pensar.
Su amor infalible e inmisericorde se iría consumiendo con el, y hasta su desaparición, no podría retomar su existencia, su realidad vital.

7 nov. 2011

Recuerdos


Ebrios de recuerdos despertaron los fantasmas de deseos antaños.
 Oportunidades evaporadas se hacían realidad en un presente con un futuro igualmente perdido.

29 oct. 2011

Niu-Guorl









Primero fueron los retoques de estética. Un poquito por aquí, otro por allá, esto lo subo, esto lo bajo. Toda una primera transformación. A la par, y debido  a accidentes, personas deformadas y amputadas, recobraban una apariencia digna y una movilidad decente. Con el tiempo se insertaron tarjetas de memoria con toda aquella información que se consideraba oportuna. Toda clase de conocimientos culturales, formativos y físicos se escogían a medida de gustos y necesidades.
Los avances eran tales, que lo artificial superaba al original. Y poco a poco se fueron perdiendo las estructuras, órganos y tejidos para ser material meramente tecnológico.
Finalmente se eliminaron pensamientos, recuerdos, deseos y conciencias que sólo suponían un atraso en la producción y mantenimiento del sistema.
Hoy poblamos un mundo perfecto. Sin errores dudas o vacilación. Un mundo en equilibrio estable. Un engranaje milimétrico preestablecido y calculado desde antes hasta después de la existencia de cada una de las piezas, antes llamadas humanos.

19 oct. 2011

Dependencia


No estaba, me había abandonado. Sin una nota, sin una explicación. Nada. Un gran vacío me abordaba a cada instante. Una angustiosa necesidad inundaba mi mente, mi ser. Dominaba mis impulsos.
 Una semana después, al mismo tiempo que desaparecía el vacío, llegaba llenándolo  el alivio y una gran quietud. Una ausencia de necesidad creada y de la cual estaba liberado.
A los dos meses recibí una llamada. En ese mismo instante todo volvió a cambiar. Recuerdos convertidos en sensaciones me avasallaron. Volvía a estar encadenado, preso y a su merced.
Con un clic se reinició mi ordenador. Por fin arreglado. ¿Es lo qué realmente quería?

17 oct. 2011

Bramidos


Bramidos de desesperación por el tiempo perdido.
Tiempo que ya no se podrá recuperar.
Tiempo pasado de un presente tedioso y un futuro incierto.

Uno, su lado oscuro y su reflejo



Uno se sabe, se siente, se puede ver y tocar, oler e incluso saborear. Uno es el que mejor se conoce. Por lo menos para si. Otra cosa es saberse realmente como se es.
El lado oscuro está ahí y también lo conocemos. Pasa desapercibido sino es preciso. Todo depende de como nos vaya la vida. Si va de frente, el lado oscuro desaparece a nuestros ojos, a nuestro ser, que no implica que los demás no lo vean, sientan y padezcan. Otras veces la vida nos va de lado y a nuestra vista y conocimiento lo vemos y sentimos de soslayo pero presto para entrar en acción si se necesitase. Es cuando la vida nos da la espalda cuando el lado oscuro se nos presenta en frente. Caminando por delante nuestra avanza firme oscureciendo todo aquello que se pone en su camino.
Pero es el reflejo lo más buscado y deseado. Presencia visible aunque inexistente, ese reflejo es tal y como nos ven los demás. Un reflejo que nunca llegamos a ver. Materia reservada al prójimo y vetada en su totalidad y nitidez a uno mismo. Nos reflejamos en materiales para tal efecto, pero son reflejos falsos, ya conocidos. Solo en la quietud de lo natural y con su distorsión justa, somos capaces de intuir como realmente somos.

5 ago. 2011

Fernando Cabrera de Aizpuru

Visto así podría tener problemas en la aduana de los países llamados civilizados. Si le quitamos el pañuelo que lleva en su cabeza, el problema desaparece casi por completo. Algo realmente inexplicable pero no menos cierto. Sin el, el pañuelo, le podrían pedir la documentación en esta España nuestra aun herida, y una vez comprobado su segundo apellido... en fin, que todo son problemas, de imagen, eso si.
Mañana 6 de agosto cumplirá años y como no llegaré a felicitarle lo hago hoy desde aquí. A el y a uno de mis sobrinos, cuya hora de nacimiento es dudosa y que solo mi amado padre parecía saber con certeza.
Felicidades hermano y sobrino, y que las apariencias no nos lleven a engaño. Seamos capaces de ver más allá de vestimentas, aspectos, títulos, nombres y cualquier otra etiqueta, que por más que quieran, nunca llagarán a clasificarnos, pues únicos e irrepetibles somos cada uno de nosotros.

Jerónimo

Unos nudillos firmes golpeaban la puerta de casa. Hacía tiempo que le cortaron la luz y aquel viejo timbre no funcionaba. Extrañado por la visita pues desde su ruina nadie le visitaba, Jerónimo acudió a la llamada.
Allí se encontró con un hombre no mayor pero no un chaval, bien trajeado, al estilo de Valencia. Sus gafas negras impedían verle los ojos. En su mano derecha portaba un maletín y en la izquierda mostraba su cartera abierta con su acreditación. Estaba acompañado por uno de esos policías municipales que se mantenía dos pasos por detrás. Con la mirada en el suelo hacía presagiar malas noticias.
¿Jerónimo de Aizpuru? Venimos, como ya le habíamos anunciado, para llevar a cabo el desahucio de su vivienda. Recoja todas sus pertenencias y abandone esa casa, que nunca fue suya, y que ahora es nuestra. Por cierto señor, no olvidé seguir pagando las cuotas...
Y así se quedó Jerónimo, con esa expresión de incredulidad
(pinchar en la foto para ver ampliada la imagen)

28 jul. 2011

Gozar con el sufrimiento

Llegó el momento de la verdad. Lo había deseado, meditado, pedido, y, por fin, conseguido.
Subí a aquella atracción fascinante que prometía aventura y riesgo. Y un gran miedo, de eso estaba segura. Solo pensarlo me emocionaba, esa sensación de pavor, de casi morir en ello. ¡Qué gusto más extraño! Gozar con el sufrimiento…¡Qué raro!
Arrancamos y ese cosquilleo de arrepentimiento brotaba como irrefrenable, me invadía y colapsaba. Sonreía forzadamente por no empezar a gritar. No había causa para ello más que la del conocimiento de lo que se avecinaba. Del resto recuerdo un gran arrepentimiento sabiendo de la imposibilidad de la marcha atrás, un gritar incesante, un frenético palpitar. Deseé la muerte inmediata, no podía ser peor, seguro. Menos mal que ahí estaba ella, mi madre, como siempre está. ¡Grita! Me decía, grita que no pasa nada.
Al parar tomé aire, sonreí, apenas podía andar, temblaba como un flan. A diez metros miré hacia arriba, allí donde había estado. ¿Podemos volver a subir, Mamá?

¿Hay alguien?


Busco ayuda desesperadamente y me encuentro solo sumergido en este abismo del que no se salir. Aun no se como llegué a esta situación, que camino tomé equivocado, que decisión fatal me impulsó a seguirlo. Asciendo o desciendo, no lo se. Trato de detenerme pero no lo logro. 
Vivo entre dos luces, a ambas temo, no se a cual dirigirme ni si debo, ni si puedo. Extiendo mi mano buscando esa ayuda que me libere de este lugar extraño y desconocido, viscoso y pesado que me aprisiona y me deja caer a un tiempo. Frío y cálido a cada momento, caótico, profundamente tétrico. Y sigo solo, cada vez más, ya ni recuerdo. 
Y me hundo y pierdo la serenidad, porque tal vez este hundir sea la meta o tal vez mi perdición, mi fin. 
Y trato de gritar, de ver o intuir siquiera una señal. Una señal que me guíe al origen del que partí, que tanto repudié y ahora añoro.
Si, me conformaría con volver, con sentir de nuevo ese perder el tiempo, ese malgastar la vida, ese aguantar lo inaguantable que tanto echo de menos. 
¡Eh, por favor! ¿Hay alguien?

19 jul. 2011

Libreta

Esa libreta que guarda pulsos de vida, unas veces como protagonista y otras como observador de uno mismo. De la soledad, de lo tedioso que es seguir y del hastío de lo que nos rodea. Nada nos satisface, nada nos lleva a ninguna parte. Solo nuestro pensamiento, unas veces interno y otras externo, nos ata a este mundo que muchas veces pensamos imaginario.
Abre de nuevo esa libreta, sin mirar lo que hay en ella, y  vierte en ella otro presente pasado.

5 jul. 2011

Náufrago

Superviviente de un naufragio, salió adelante impulsado por su instinto animal como recolector y depredador básico, algo casi olvidado por su genética. Fue de nuevo su instinto quien le empujó a descubrir los mundos ocultos tras la montaña.
Una infinita extensión de cemento, hierro y plástico surgía como desierto estéril frente a sus ojos. Huella de alguna alimaña del pasado ya extinguida.

18 jun. 2011

Grietas II

Cuanto más calor e intensidad ponía para tapar aquella grieta, más se cegaba, permaneciendo finalmente, solo el recuerdo de lo que un día fue.

15 jun. 2011

Grietas

A cada grieta, a cada lado de la rotura, una fusión incandescente crea la unión perfecta.
Tan fuerte, tan sólida, tan inquebrantable.
Tibia y suave al fin.

El último baño

Cuando era niño jugaba a piratas en la playa con el resto de la pandilla. Más tarde se sentaba en su tibia arena contemplando atardeceres con la persona amada. Hoy se hundirá para siempre, bajará por última vez esos peldaños tratando de recuperar su niñez, su amor, las ilusiones y proyectos que la vida le fue negando.

Plenilunio

Cada plenilunio se transformaba. Entonces había que esconderse pues de forma incontrolable buscaba la muerte y la sangre de sus víctimas.
En la última luna llena no le dio tiempo e escabullirse y cayó, como otros tantos, presa de un instinto fuera de lo natural. El hombre es el único animal capaz de destruir su entorno y lo que en el habita.

Fruncir el ceño

Lo  primero que hizo en aquel su nuevo medio, fue llorar. Para ello era preciso fruncir el ceño. Desde entonces y hasta el día de su muerte, sería una constante en su vida. Siempre por algún motivo y sus opuestos.
Y es que, la vida, ya se sabe, es un valle de lágrimas

20 may. 2011

¡Esperanza, presidenta!

Cuando Esperanza tenía 7 años, jamás hubiese imaginado que llegaría a ser presidenta. Y no de su clase en el colegio, ni del equipo al que pertenecía y en el que destacaba. El futuro le depararía ser presidenta de la comunidad autónoma de la capital de su país.
Ella no se podía imaginar que con aquel gesto involuntario estaba marcando su destino. Aquel grillo de nombre "Pepito" que subía por su cuello, murió de un manotazo. Desde entonces quedó sin conciencia, primer requisito a la hora de gobernar.

19 may. 2011

La bala

La muerte es una bala disparada en el momento de la concepción. Su recorrido, unas veces lento y otras veloz, tiene un final siempre certero. Entre esa muerte disparada en el orgasmo y este final certero, anda la vida con uno de protagonista y su séquito de secundarios.

 Relato inspirado en otro de Sara Lew
http://microrelatosilustrados.blogspot.com/2011/05/el-revolver.html#comments

16 may. 2011

Reencuentro

No era un fantasma quien surgió entre la niebla, sino mi difunto padre. Nunca se me hubiese ocurrido llamarle fantasma, me cruzaría la cara sin pestañear. Me acerqué a el y  nos sentamos en el viejo banco que hay junto a la fuente, ahora sin agua, donde tantas veces jugamos a buscar unos peces inexistentes.  Al rato se levantó y se marchó como vino, entre la niebla. Luego, y antes de regresar a casa, aun no sé porqué, me asomé a la fuente buscando algún pez. Fue entonces cuando descubrí en su fondo, ahora seco, y parcialmente cubierta por las hojas de un castaño, una pequeña caja metálica oxidada con el relieve de un pez en su tapa. Cuando la abrí encontré una bala idéntica a la que le causó su muerte, y junto a ella una pequeña nota con sus trazos. "Cuando tu conciencia te venza, es la llave para nuestro reencuentro, papá"

11 may. 2011

Vida paralela

Por un solo momento pude ver mis vidas. La mía, más bien mutilada por el conocimiento de la misma, y la paralela que observo  perplejo y con distorsión, pues no doy crédito de ella.
En la mía, que tan bien conozco, voy siempre corriendo. Intentando llegar primero a una meta que hasta desconozco. Adelanto a todo aquel que oteo en el horizonte sin escatimar en el esfuerzo. Se de la compensación final cuando, de primero, tenga todo por delante para mi. Bien es cierto que no tengo noción de ese premio que me espera, pero algo bueno ha de ser pues la competencia es sangrienta.
En mi vida paralela aparezco relajado y sereno. Sin prisa y sin una meta fijada. Más bien parece que voy al encuentro de esa otra persona, que lejos de correr parece estar esperándome. Intuyo pues que es esa otra persona la recompensa de esa vida, que es mi meta y mi destino. Una carrera esa sosegada y calmada, donde los demás son mi finalidad y yo la de ellos.
Espero recordar este momento mañana cuando sobresaltado salte de la cama con las prisas de un desayuno mal preparado y las carreras a los quehaceres cotidianos en busca de esa meta desconocida que es el triunfo en el estatus de lo laboral y lo social.
Espero recordar que una visión de mi vida paralela me da la oportunidad de cambiar mi forma de vivir, de llevarla a cabo de esa otra forma, de entenderla y , sobre todo, compartirla.

Seguro que te vas

Tras la gracil apariencia de una simple agencia de viajes se escondía el refugio del maligno. Siempre oculto entre tinieblas, siempre insaciable de cuerpos y almas. Su fiel empleado conseguía los mejores descuentos del mercado. O eso creían los clientes cuando al bajar al sotano de la agencia con la promesa de una documentación con vídeo de regalo, se encontraban con su último viaje. Aquel del que nunca regresarían.

4 may. 2011

Pienso

A veces me observo en la distancia a través de unos ojos cansados y mi cuerpo se difumina y se transforma. Creo reconocer formas futuras, formas que me dan miedo, siempre oscuras, delgadas, óseas. Formas que me recuerdan de que estamos hechos. Hechos de materia perecedera, de lo orgánico etéreo.
Solo deseo que  cuando llegue el momento, ese que a veces veo, ese al que temo por desconocerlo, me permita conservar lo que más quiero, el pensamiento.
El poder oírme como ahora cuando escribo, sin más que eso, solo mi pensar. Sin luces ni sombras, sin nada ni nadie, solo el pensar, mi esencia de haber sido, de ser.
El pensar, si, algo intangible, invisible, propio, íntimo, indivisible, único.
Quiero solo eso, conservar el pensamiento.
Por eso, cuando me veo en la distancia, borroso y casi muerto, pienso, me hablo y me siento. Y quedo tranquilo que será siempre así, y pierdo los miedos a dejar de ser, de existir en esa imagen.

21 abr. 2011

Aprobado

Natalia explica a su profesor de fotografía pacocuenca, la diferencia entre aprobar y suspender. El, que es de buenas entendederas, reconoce su error inicial y decide aprobarla

Maternidad plástica

Matilda no tuvo hijos y es lo que más deseaba en la vida. Podrida de dinero se sentía vacía. Compró a dos criaturas carentes de todo por menos de lo que gastaba en un día, pero como su fruto no le satisfizo, acordó con el mejor cirujano crear a sus hijos a su imagen. Hoy, no se sabe como, han heredado su carácter. Todos comentan que son iguales a su madre, que aun con esas, es incapaz de sonreír.

18 abr. 2011

La noche del Sol


La noche del Sol era una noche en la que todos salían a bailarle. Nadie pedía salud, nadie amor, nadie fortuna.... Todos se conformaban con seguir vivos. Era sabido, que esa noche, siempre moría alguien de la aldea.

15 abr. 2011

Sangre empresarial

Sus padres fueron pioneros en la industria cárnica de toda la región. Herederos aleccionados supieron prosperar no sin esfuerzos y sacrificios. Competían por los mercados y sus clientes. Siempre luchando por superar a su rival. Hoy son sus descendientes los que se pelean en el parquet con datos y estadísticas mientras ellos, por no perder la costumbre, rivalizan entre deportivas y shorts

Mónica

Mónica fue una buena estudiante, quizás por encima de la media. Cursó empresariales y realizó las prácticas en una empresa puntera. Allí conoció a su marido, gerente de la misma, y por el que dejó de trabajar dedicándose a criar a sus 3 hijos. Hace seis años fue detenido por malversación de fondos y evasión de impuestos. Con el primer permiso penitenciario huyó sin dejar rastro alguno. Ahora es comercial comisionista de una empresa de cursos de formación. Cansada por sobrevivir en un apartamento, maldice el día en que renunció a su vida con aquel "si quiero".

14 abr. 2011

Deseo

Piensa un deseo. Con fuerza claro, creyéndotelo. Luego abre los ojos y verás como se cumple.

Cuando cuatro son multitud

(El que hace la foto viendo el cuadro del fondo)Me quedé mirándola. Me cautivó. De rasgos limpios, serena y ausente pude contemplarla. Si supiese que me miraba tendría que quitar la vista. Prefería vivir de ilusión antes que sentir el rechazo.
(El señor de gafas)Qué mirará con tanta devoción que me siento transparente. Que será lo que llama su atención que le tiene ensimismado. Y yo aquí, sentado sin poder dejarle de mirar. Esperando encontrar sus ojos para tratar de hacerle mio.
(El de pelo canoso y camiseta de rayas) Se vé que me hago viejo. Hasta este me parece atractivo. Y no tiene nada. Pero me siento tan solo desde que me dejó... Se ve que esta buscando con quien pasar la noche, pero ese no seré yo. Me siento tan cansado, tan derrotado.

5 abr. 2011

Sola entre la muchedumbre

Aquel bolso de aroma familiar era su único refugio entre una muchedumbre que le rodeába, y a pesar de aquel bullicio y aquel ir y venir, se sentía sola, sumamente sola. Apegada al recuerdo de la intimidad de su casa, a aquel aroma, a Mamá, estaba a salvo, tranquila.

27 mar. 2011

Puñalada

No recuerda cómo llegó ni tan siquiera conoce su identidad. Empuja su casa  llenándola de lo que encuentra por el camino guiado por el instinto de algun tiempo pasado en el que algo tenía. La gente le mira mal, y molesto y aturdido por su otra sangre de garrafa, les increpa con ruidos que en su tiempo debieron ser palabras. Es lo que pasa cuando la vida, más que darte la espalda, te apuñala.

24 mar. 2011

Gracias Mamá


Hola Mamá. Solo decirte que te quiero, que aunque hemos vivido distantes en la misma casa, siempre te he sentido cerca. Nosotros nos hablábamos con el tacto, con las carantoñas y los mimos. Nuestro momento era de noche, con mi cabeza en tu regazo y tus dedos en mi pelo. De día era Papá quien gobernaba y movía las fichas. Se le echa tanto de menos. Ahora debería recuperar todo ese tiempo que no compartimos, pero no se porque, siento que el tiempo ya pasó, y que no hay retroceso. Son muchas las veces que hacemos lo que no sentimos y dejamos de hacer lo que sentimos. Son muchas las veces que nos vemos abocados a vivir según un dictamen extraño que ni siquiera conocemos, que nos viene impuesto por tiempos o normas que no están escritas pero que habitan dentro de nosotros. Son muchas las veces, Mamá, que te quiero ver y no lo hago, que te quiero abrazar y me contengo, que quiero, simplemente, tumbarme de nuevo en tu regazo y sentirte como siempre lo hice, tan cercana como siente una madre a un hijo y, créeme, un hijo a una madre. Y aunque te parezca extraño, te pido perdón. Perdón por esta distancia que no quiero y que mantengo. Por no saberte devolver todo el amor que nos has dado, por entregarnos tu vida sin pedir nada a cambio. Tan generosa has sido, que aun es hoy te mantienes al margen y siempre dando, siempre estando. Gracias Mamá, y lo siento

21 mar. 2011

Mi otro yo


Tengo las ideas claras (casi siempre), pero no las llevo a cabo. Me pregunto cual será el motivo y nunca saco nada en limpio. Solo me cabe pensar que en mi hay otro que obra independiente de mi pensar, y que le debo caer mal pues nunca coincidimos. Busco a ese individuo pero me rehúye. Solo un día, en el espejo, me pareció verle, pero se esfumo tras una mueca dejándome una vez más solo con cara de tonto.

Al partir

Antes de marcharme me miré para tratar de recordarme allá donde fuese. Me miré sin enjuiciar, sin sentenciar, sin tan siquiera hacer un balance. Solo me miré para verme, para asegurarme que había sido. Y en mi, me ví, supe, decidí y tranquilo me marché.

18 mar. 2011

Ducha radioactiva

Tras el desastre nuclear, era el único superviviente. Cada día, en la ducha, buscaba su reflejo en las gotas para no sentirse solo.

12 mar. 2011

Heroes

Salió al balcón con el impulso de mostrar su desnudez, tras lo cual, se arrojó al vacío. Al tocar el suelo rebotó subiendo de nuevo hasta el balcón. Algo confuso recordó que era el hombre de goma.

¿Futuro feliz?


La bala, en la sien. Sin tocar la piel siquiera. Cómo un apéndice de tu cuerpo, inerte, etérea. Es parte de la última tecnología. La llevas desde los 6 a los 30 años como educadora del pensamiento. Si hay un desvío, surge una descarga en proporción para su corrección. Luego, a los 30, se activa, para que, llegado el caso, te ejecute. Muchos han caído, pero la vida ha mejorado desde entonces, y los que cuestionaron su utilidad, ya no están entre nosotros.

10 mar. 2011

Que será de mis amigas

Hace tiempo, que sin darme cuenta, me encuentro aquí sola, paseando. Y me pregunto que habrá sido de mis amigas. Y haciendo memoria las voy tachando, una a una, de la lista de los vivos. Ya sé que estoy en primera fila y el miedo hace tiempo que lo perdí. Pero sigo sin llegar a entender que sentido ha tenido todo esto, si al final, siempre estamos solos, con nuestros pensamientos, nuestros recuerdos.

3 mar. 2011

Fusión bancaria

Tras la fusión de las cajas se jubiló anticipadamente. Dió las gracias a todos los empleados reconociendo su trabajo y esfuerzo como un colectivo único. Luego, en el despacho, llegó al acuerdo millonario con la nueva directiva. Ahora trata de que piquen los peces.

El farero

En el pueblo nunca había pobres, ni viejos, ni solitarios más que el farero, que guardaba una bestia en el sótano del faro y cada noche levantaba la trampilla para alimentarla. Sólo comía carne. Sólo humana.

28 feb. 2011

Jubilación

Pasó la vida trabajando como un cabrón. Apenas vió crecer a sus hijos que ahora siguen siendo desconocidos, trabajadores como el. Sale a correr a diario, haga frío, llueva o truene, y siempre hacia el este, como tratando de recuperar su tiempo, su vida que perdió.

Pescador

Nació en un bote mecido por las olas en busca de un futuro al otro lado de un mar. Creció junto a el, sacando de sus adentros lo que el llama su sustento. Un día le pasará factura, y en sus fondos quedará. Cada día va a su encuentro, la muerte, la que le da de comer.