29 oct. 2011

Niu-Guorl









Primero fueron los retoques de estética. Un poquito por aquí, otro por allá, esto lo subo, esto lo bajo. Toda una primera transformación. A la par, y debido  a accidentes, personas deformadas y amputadas, recobraban una apariencia digna y una movilidad decente. Con el tiempo se insertaron tarjetas de memoria con toda aquella información que se consideraba oportuna. Toda clase de conocimientos culturales, formativos y físicos se escogían a medida de gustos y necesidades.
Los avances eran tales, que lo artificial superaba al original. Y poco a poco se fueron perdiendo las estructuras, órganos y tejidos para ser material meramente tecnológico.
Finalmente se eliminaron pensamientos, recuerdos, deseos y conciencias que sólo suponían un atraso en la producción y mantenimiento del sistema.
Hoy poblamos un mundo perfecto. Sin errores dudas o vacilación. Un mundo en equilibrio estable. Un engranaje milimétrico preestablecido y calculado desde antes hasta después de la existencia de cada una de las piezas, antes llamadas humanos.

19 oct. 2011

Dependencia


No estaba, me había abandonado. Sin una nota, sin una explicación. Nada. Un gran vacío me abordaba a cada instante. Una angustiosa necesidad inundaba mi mente, mi ser. Dominaba mis impulsos.
 Una semana después, al mismo tiempo que desaparecía el vacío, llegaba llenándolo  el alivio y una gran quietud. Una ausencia de necesidad creada y de la cual estaba liberado.
A los dos meses recibí una llamada. En ese mismo instante todo volvió a cambiar. Recuerdos convertidos en sensaciones me avasallaron. Volvía a estar encadenado, preso y a su merced.
Con un clic se reinició mi ordenador. Por fin arreglado. ¿Es lo qué realmente quería?

17 oct. 2011

Bramidos


Bramidos de desesperación por el tiempo perdido.
Tiempo que ya no se podrá recuperar.
Tiempo pasado de un presente tedioso y un futuro incierto.

Uno, su lado oscuro y su reflejo



Uno se sabe, se siente, se puede ver y tocar, oler e incluso saborear. Uno es el que mejor se conoce. Por lo menos para si. Otra cosa es saberse realmente como se es.
El lado oscuro está ahí y también lo conocemos. Pasa desapercibido sino es preciso. Todo depende de como nos vaya la vida. Si va de frente, el lado oscuro desaparece a nuestros ojos, a nuestro ser, que no implica que los demás no lo vean, sientan y padezcan. Otras veces la vida nos va de lado y a nuestra vista y conocimiento lo vemos y sentimos de soslayo pero presto para entrar en acción si se necesitase. Es cuando la vida nos da la espalda cuando el lado oscuro se nos presenta en frente. Caminando por delante nuestra avanza firme oscureciendo todo aquello que se pone en su camino.
Pero es el reflejo lo más buscado y deseado. Presencia visible aunque inexistente, ese reflejo es tal y como nos ven los demás. Un reflejo que nunca llegamos a ver. Materia reservada al prójimo y vetada en su totalidad y nitidez a uno mismo. Nos reflejamos en materiales para tal efecto, pero son reflejos falsos, ya conocidos. Solo en la quietud de lo natural y con su distorsión justa, somos capaces de intuir como realmente somos.